Psicolive psicologos

Calle de Goya, 57. 1º Derecha
28001, Madrid

De Lunes a Viernes:
9:00-20:00

+34 677 26 19 64   · info@psicolivepsicologos.com

Tratamiento psicológico para ADULTOS

Tratamiento de la ansiedad

Tratamiento psicológico para ADULTOS

Tratamiento de la ansiedad

Actualmente se escucha mucho hablar de ansiedad, pero quien la padece muchas veces no sabe qué le ocurre realmente, si debe acudir a un profesional o qué puede hacer para sentirse mejor. A continuación, te contamos lo que necesitas saber sobre la ansiedad para entenderla mejor y poder hacerle frente, así como qué pasos seguimos para el tratamiento de los trastornos de ansiedad. Si en el proceso, sientes que necesitas ayuda, nuestros psicólogos expertos en ansiedad pueden ayudarte. Pide tu cita aquí.

Índice

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una emoción compleja que aparece cuando anticipamos un peligro, por lo que muchas veces va acompañada de miedo. Esta emoción tiene efectos en todo el organismo, actuando como un estresor (es decir, produce estrés -activación del cuerpo para cumplir con las exigencias del entorno-). Esta activación nos pone alerta para luchar o huir.

La ansiedad es, por tanto, una respuesta emocional normal ante la previsión de un posible peligro, que, en general, nos ayuda a enfrentarnos a él. Sin embargo, esta respuesta se puede volver en nuestra contra produciéndonos un intenso malestar emocional y corporal. Esto ocurre cuando:

  • La respuesta de ansiedad es demasiado intensa para las demandas del entorno. Por ejemplo, ante una entrevista de trabajo normalmente todos tenemos cierta ansiedad, pero si es demasiado intensa y desproporcionada, quizá no acudamos a la entrevista. Una situación, en general normal, nos puede parecer de repente temible.
  • La respuesta de ansiedad aparece de manera involuntaria y la persona no puede controlarla. Esto produce en muchas ocasiones que se evite la situación que produce la ansiedad, siendo la evitación una solución muy temporal.
  • La respuesta de ansiedad se produce ante una situación irreal, es decir, que no va a suceder o que no va a ser tan grave. La persona suele reconocer este miedo como irracional, pero no puede evitar sentirlo. Por ejemplo, en una fobia a las arañas, la persona sabe que la araña no le va a hacer mucho daño, pero le tiene miedo igual.
tratamiento_ansiedad
  • La respuesta de ansiedad le produce mucho malestar, por lo que no le ayuda a superar la situación temida, sino que le hace sentirse peor. Es decir, no es adaptativa.
  • La respuesta de ansiedad tiene una duración desproporcionadamente larga. La persona sigue teniendo un alto nivel de activación (nerviosismo, miedo, taquicardias…) aunque la situación haya desaparecido.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

Ante una reacción de ansiedad aparecen muchos síntomas, que se pueden clasificar en varios grupos:

Los síntomas fisiológicos son aquellos que aparecen a nivel corporal. Recordemos que la ansiedad activa a todo el cuerpo para poder luchar o huir de una situación que se prevé peligrosa. Esto causa:

  • Aumento de la tasa cardíaca.
  • Aumento de la presión arterial.
  • Aumento de la tensión muscular.
  • Hiperventilación y dificultad para respirar.
  • Sensación de mareo. Por el aumento de la tasa cardíaca y de la presión arterial.
  • Dolor muscular. Por el aumento de la tensión.
  •  Dolor en el pecho.
  • Por el aumento de la tensión muscular y de la tasa cardíaca.
  • Náuseas, dolor de estómago y trastornos intestinales. El cuerpo debe luchar o huir de una situación peligrosa, por lo que dirige todas sus energías a esto y deja de dirigirlas a otras cosas que en ese momento no son tan importantes. Por ejemplo, hacer la digestión, dormir o defender el cuerpo de virus y bacterias. El problema es cuando se mantiene en el tiempo, ya que puede provocar trastornos intestinales, como colon irritable.
  • Disminución de la actividad del sistema inmune.
  • Dificultad para dormir.

Los síntomas cognitivos son los pensamientos que aparecen ante una respuesta de ansiedad intensa. Estos van desde la anticipación de lo que puede pasar hasta los pensamientos de inutilidad por creer que no podremos hacerle frente a la situación. Entre otros podemos encontrar:


  • Anticipación de la situación negativa (“uf, el examen parece realmente difícil, seguro que suspendo”).
  • Pensamientos de huida (“uf, parece muy complicado, mejor no voy, qué pereza”).
  • Derrotismo, inutilidad… (“No voy a ser capaz de superar esta situación, es demasiado para mí”).

      

Estos pensamientos pueden aparecer como distorsiones cognitivas o como rumiaciones. Las distorsiones cognitivas son errores en la forma de pensar, casi siempre nos indican un patrón de pensamiento que hemos aprendido a lo largo de nuestra vida. Un ejemplo de distorsión es el pensamiento dicotómico, es decir, pensar en valores de todo o nada, de blanco o negro (“No soy capaz de hacer esto, todo lo hago mal. Soy un inútil”). Las rumiaciones son pensamientos repetitivos que vuelven una vez tras otra y nos es muy difícil dejar de darle vueltas.

tratamiento_ansiedad

La ansiedad es, como hemos dicho, una respuesta emocional, pero suele venir acompañada de otras emociones, tales como:

  • Miedo o temor
  • Agobio o angustia
  • Sentimientos de peligro
  • Inquietud
  • Irritabilidad
  • Sensación de vacío

¿Cómo nos comportamos cuando tenemos ansiedad? A esto nos referimos cuando hablamos de síntomas conductuales y pueden ser:

  • Estado de alerta permanente.
  • Deseo de escapar, huir o evitar la situación temida.
  •  
  • Inquietud, no parar de movernos.
  • Dificultad para estar tranquilo.
  • Ganas de llorar.
  • Impulsividad

La ansiedad también puede afectar a cómo nos relacionamos con los demás:

  • Bloqueo cuando estamos con gente.
  • Aislamiento social. Preferimos quedarnos en casa a salvo, por ejemplo.
  • Incapacidad para mantener conversaciones con los demás.
  • Pérdida de habilidades sociales

¿Por qué tengo ansiedad? Las causas de la ansiedad

La ansiedad es una respuesta emocional normal ante la previsión de un peligro. Sin embargo, se puede convertir en un problema, cuando aparece al interpretar una situación como peligrosa, aunque no lo sea realmente (o no sea tan peligrosa como para generar esta respuesta). Así, responderemos ante esa situación como si lo fuera y si nuestro cerebro no aprende que no es peligrosa, siempre responderá ante ella con ansiedad. Además, el cerebro va aprendiendo y generalizando esta respuesta, de manera que cada vez aparece de manera más automática y rápida ante situaciones parecidas. Esto produce mucho malestar en la persona y deja de ser adaptativa o “normal”. En este proceso también puede ocurrir que aparezca cada vez más intensamente y la persona crea que no se puede controlar. Pero podemos hacer algo al respecto y en Psicolive Psicólogos estaremos encantados de ayudarte en el proceso.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la ansiedad puede tener otras causas:

  • Factores genéticos: podemos heredar de nuestros padres una vulnerabilidad a la ansiedad, haciendo que seamos más propensos a sufrirla. El hecho de que nuestros padres hayan pasado por esto es un signo que no debemos pasar por alto, aunque no significa necesariamente que sea lo que nos está pasando.
  • Haber sufrido una situación traumática. Esto produjo una reacción de ansiedad/estrés muy intensa y que se ha podido generalizar a otras situaciones similares.
  • Problemas de salud mental o física, por ejemplo, si padeces esquizofrenia es muy probable que tengas ansiedad asociada; pero si sufres alguna enfermedad tiroidea también es muy probable que tengas una ansiedad asociada.
  • Características de la personalidad como nerviosismo o la tendencia a preocuparse.
  • Consumo de alcohol y/o drogas.

Tipos de trastornos de ansiedad

Hay varios tipos de trastornos de ansiedad y en Psicolive Psicólogos podremos ayudarte sea cual sea el que presentas:

En la sociedad actual escuchamos hablar mucho de “ataques de ansiedad”, sin embargo, los profesionales en salud mental los llamamos “ataques de pánico”. La ansiedad es una respuesta emocional adaptativa ante la presencia de un peligro, pero, como hemos dicho anteriormente, puede volverse desadaptativa. Los ataques de ansiedad o de pánico son un buen ejemplo de esto. Se definen como la “aparición súbita de miedo o malestar intenso y que alcanza su máximo esplendor en cuestión de minutos”. En sí no son un trastorno, aunque pueden aparecer como síntoma en otros trastornos de ansiedad. No se deben a alguna enfermedad médica ni al consumo de drogas.

Van acompañados de fuertes síntomas:

  • Fuertes palpitaciones
  • Dolor o presión en el pecho
  • Escalofríos
  • Mareos
  • Entumecimiento u hormigueos en manos y pies
  • Sensación de ahogo
  • Náuseas
  • Preocupación por la propia salud
  • Miedo a morir. Los síntomas físicos producen una sensación de peligro, ya que se asemejan a los síntomas de un infarto. Sin embargo, sin patologías cardíacas graves previas no suponen ningún peligro real para la persona.
  • Miedo a volverse loco o a perder el control
  • Despersonalización: sensación de estar separado de uno mismo
  • Desrealización: Sensación de irrealidad.

Estos síntomas provocan mucho malestar. Si te sientes identificado con éstos, puedes contar con Psicolive Psicólogos, podemos ayudarte con el tratamiento de los ataques de ansiedad.

El trastorno de pánico es la aparición recurrente de ataques de pánico, por lo que provoca un alto malestar en la persona. Puede ir acompañado de preocupación continua sobre los ataques de pánico y/o de un cambio en los comportamientos (por ejemplo, la persona evita de repente hacer ejercicio por miedo a sufrir un ataque de pánico). Al ser producido por la aparición recurrente de ataques de ansiedad o de pánico, tiene los mismos síntomas que éstos.

Las fobias son trastornos de ansiedad que se caracterizan por un miedo y una ansiedad intensos y desproporcionados ante un estímulo (situación u objeto). Estas reacciones de miedo y ansiedad se dan siempre que aparece el estímulo, por lo que querremos huir de él o evitarlo. Esto puede llegar a causar mucho malestar y provocar cierto deterioro en la vida normal de la persona que lo sufre.

Existen infinidad de fobias con nombres tan excéntricos como hipopotomonstrosesquipedaliofobia (fobia a las palabras largas) y otras más normales y frecuentes como aracnofobia. Algunas de estas fobias son muy frecuentes en la sociedad y vienen acompañados de otros síntomas más graves, por lo que los expertos decidieron sacarlas de este grupo y tratarlas como trastornos propios. Son el caso de la agorafobia y de la fobia social.

La agorafobia es un trastorno de ansiedad caracterizado por miedo o ansiedad a encontrarse fuera de casa o en un lugar abierto o cerrado, pero casi siempre público. La persona teme sufrir los síntomas de un ataque de pánico o algún otro síntoma embarazoso (por ejemplo, caerse o tener incontinencia), debido a que en estas situaciones sería difícil escapar o no podrían recibir la ayuda necesaria.

Por ejemplo, si estamos en el cine o en el teatro y nos da un ataque de ansiedad (arriba descrito), sufriríamos vergüenza por tener que salir de ahí y miedo si nos llega a pasar algo más grave y no hay nadie que nos pueda ayudar (pensamiento que se tiene frecuentemente ante un ataque de ansiedad). Esto causa mucho terror y le lleva a la persona evitar la situación que le incomoda, por lo que la persona decide dejar de ir al cine. Sin embargo, esto se puede ir generalizando, produciendo que cada vez se eviten más situaciones hasta llegar al punto de no salir de casa.

Es un trastorno de ansiedad en el que aparece miedo o ansiedad de manera intensa y desproporcionada ante situaciones sociales, en las que la persona se siente juzgada por los demás. Las situaciones sociales en las que puede aparecer son: la interacción social (conversaciones, reuniones…, sobre todo con personas extrañas), ser observado (por ejemplo, comiendo) o actuar delante de otras personas. Algunas personas con ansiedad social solamente la sienten en ésta última situación. En los últimos estudios se ha observado que las personas que presentan ansiedad social no siempre evitan las situaciones temidas, por lo que se ha decidido no tomar este trastorno como una fobia.

El trastorno de ansiedad generalizada es un trastorno caracterizado por la aparición de una ansiedad y preocupación intensas que causan muchos malestar. Difíciles de controlar, estas emociones se asocian a:

  • Sensación de estar atrapado
  • Tener los nervios de punta
  • Fatiga
  • Irritabilidad
  • Dificultad para concentrarse
  • Tensión muscular
  • Problemas de sueño
  • Necesidad de control

A diferencia de otros trastornos de ansiedad, en el trastorno de ansiedad generalizada no hay una única situación que provoque estas reacciones, sino que son muchas. Esto provoca que la persona esté preocupada y nerviosa durante casi todo el día y casi por todo.

La hipocondría, ahora denominada “trastorno de ansiedad por enfermedad” se caracteriza por una intensa preocupación por padecer o contraer una enfermedad grave. Las personas que la sufren se suelen alarmar fácilmente por su estado de salud y cualquier sensación corporal extraña la interpretan como un síntoma de una enfermedad horrible. Además, la elevada preocupación por el estado de salud hace que la persona esté más pendiente o hipervigilante a la aparición de estas sensaciones. Llegado a este punto hay dos tipos de personas:

  • Algunas personas que sufren hipocondría acuden muy frecuentemente y a la menor presencia de un síntoma al médico o al hospital. Quieren descubrir cuanto antes qué les ocurre y ponerle remedio.
  • Otras, sin embargo, evitan ir al médico y al hospital por miedo a recibir un diagnóstico terrible (cosa que creen fehacientemente que va a ocurrir).

El trastorno de ansiedad por separación es un trastorno que se caracteriza por una elevada ansiedad o miedo a separarse de aquellas personas con las que tiene un fuerte apego. Esta ansiedad es excesiva e inapropiada para el nivel de desarrollo de la persona. En este trastorno aparecen estos síntomas:

  • Malestar excesivo cuando la persona prevé la separación y/o cuando la vive.
  • Preocupación por el hecho de que les ocurra algo horrible a las personas que quiere y que esto provoque la separación (enfermedad, muerte, atraco, accidente…)
  • Preocupación de que ocurra algo terrible que pueda causar la separación. Por ejemplo, la persona sufre un accidente de tráfico y va a estar ingresada en el hospital. Ésta tiene ansiedad porque no va a estar con sus seres queridos y no por el hecho de estar en el hospital (aunque pueden aparecer ambas)
  • Rechazo a salir de casa por miedo a la separación. La persona siente tanta ansiedad cuando se separa de sus seres queridos que no quiere separarse de ellos.
  • Pesadillas sobre la separación.
  • Dolores y síntomas físicos cuando se prevé la separación. Como dolores de cabeza o de estómago.

Este trastorno se da mucho en niños, pero también puede aparecer en adolescentes y adultos. Causa mucho malestar y puede afectar al día a día de la persona que lo padece.

Tratamiento de la ansiedad

En Psicolive Psicólogos hacemos un tratamiento cognitivo-conductual de los trastornos de ansiedad, para ello seguimos los siguientes pasos:

Para que el tratamiento de los trastornos de ansiedad tenga buenos resultados, es imprescindible contar con un buen ambiente de colaboración terapeuta-paciente. Esto lo logramos con empatía, entendimiento y aceptación del paciente y su situación. Este ambiente facilita el trabajo conjunto para que podamos lograr los objetivos propuestos de manera eficaz.

Para plantear un buen tratamiento, primero debemos saber a qué nos enfrentamos. Exploraremos para ello los síntomas que presenta y las consecuencias que tienen en su vida. Además, veremos las vivencias y los aprendizajes que ha ido acumulando esta persona para conseguimos conocer el contexto del paciente. Con todo esto ya podemos avanzar al siguiente paso.

 

El psicólogo experto en ansiedad y el paciente buscan los objetivos que tendrá el tratamiento de manera conjunta, involucrándose así ambos en su consecución. Estos objetivos deben plantearse a corto plazo, objetivos a conseguir en las próximas dos semanas como mucho, y a medio y largo plazo, objetivos a lograr en los siguientes meses y/o años.

El psicólogo experto en ansiedad de Psicolive Psicólogos diseñará un programa de tratamiento ajustado a las necesidades del paciente de cara a conseguir los objetivos que se han acordado previamente. El paciente deberá realizar todas aquellas actividades y tareas que el psicólogo le vaya dando para que el tratamiento sea efectivo. Así, irán logrando los objetivos de manera conjunta.

Todo lo que se vaya consiguiendo se tendrá que medir. De esta manera vemos si la terapia está funcionando y, sobre todo, nos mantenemos motivados para continuar.

El psicólogo experto en ansiedad de Psicolive Psicólogos y el paciente plantearán conjuntamente un plan de actuación. El paciente lo podrá poner en marcha cuando aparezcan situaciones parecidas a aquellas que producían una respuesta de ansiedad. De esta manera hay menos probabilidades de que vuelva a ocurrir. Además, una vez finalizado el tratamiento, la persona podrá volver a acudir a Psicolive Psicólogos siempre que quiera.

¿Por qué ir al psicólogo? 

Ante una ansiedad poco adaptativa o patológica, el psicólogo experto en ansiedad de Psicolive Psicólogos podrá ayudarte a:

  • Aprender a prever las situaciones que te producen ansiedad y por qué lo hacen.
  • Aprender a manejar la ansiedad en dichas situaciones.
  • Modificar los pensamientos y creencias que te provocan ansiedad o que aparecen con ella.
  • Aumentar tu autoestima
  • Reforzar tus habilidades de afrontamiento