Psicolive psicologos

Calle de Goya, 57. 1º Derecha
28001, Madrid

De Lunes a Viernes:
9:00-20:00

+34 677 26 19 64   · info@psicolivepsicologos.com

Tratamiento psicológico para ADULTOS

Terapia de pareja

Tratamiento psicológico para ADULTOS

Terapia de pareja

El mundo de las relaciones es un universo complejo y, cuando hablamos de relaciones de pareja, el tema puede complicarse todavía más. Conforme va pasando el tiempo, la convivencia, la rutina y diversos problemas pueden ir deteriorando la relación. Sin embargo, esto no tiene por qué romperla, si sus integrantes están dispuestos a luchar por lo que han construido juntos. La terapia de pareja es el método más efectivo para resolver vuestros problemas de pareja. Si estáis pensando en acudir a terapia de pareja, podéis pedir vuestra cita aquí.

Índice

¿Qué es la terapia de pareja?

La terapia de pareja es un tipo de terapia psicológica que se aplica a las relaciones de pareja. En esta terapia se entrenan las habilidades que la pareja necesita para poder reconocer y solucionar los problemas que les surjan dentro de la relación. Para ello, se utilizan siempre técnicas que se basan en la evidencia científica y que han demostrado ser eficaces.

¿Cuáles son los conflictos más comunes en la terapia de pareja?

Las relaciones de pareja suelen pasar por diferentes etapas. Normalmente se inician con un enamoramiento, caracterizado por la atracción sexual, y poco a poco va madurando hacia un amor más estable, caracterizado por la conexión emocional entre los miembros de la pareja. Sin embargo, la rutina, la convivencia y la aparición de ciertas actitudes y pensamientos, pueden provocar que los integrantes de la pareja pierdan la ilusión y terminen rompiéndola. Los conflictos más frecuentes que se observan en la terapia de pareja son:

Los celos son una respuesta emocional que aparece cuando se prevé una amenaza hacia algo o alguien que se considera de nuestra propiedad. Esta emoción provoca mucho malestar en la persona que lo sufre, pero también puede provocar malestar en la pareja.

La infidelidad es el incumplimiento del compromiso de exclusividad que se había establecido en la pareja. Suele generar problemas de confianza difíciles de superar.

Es inevitable que los integrantes de la pareja estén en desacuerdo a la hora de tomar decisiones sobre el hogar. La realidad es que la convivencia es un paso importante y es difícil encontrar puntos en común, por lo que cada integrante deberá adaptarse al otro.

Este es un miedo que aparece ante la idea de comprometernos con alguien para formar algo más estable. Suelen influir pensamientos como “nunca más estaré con otra persona”, “perderé mi libertad” o el mito de la media naranja, en el que se cree que hay una persona perfecta destinada a ser mi pareja. Esto genera mucho miedo y vértigo, porque ¿y si no estoy con la persona destinada a mí?

Este problema aparece cuando al menos uno de los integrantes necesita estar con el otro todo el tiempo. En realidad, lo sano es que cada integrante tenga tiempo para la pareja, pero también tiempo para sí mismo (con su propio círculo de amistades y sus propias aficiones) sin que esto suponga un problema para el otro.

Ante el nacimiento de los hijos, los integrantes de la pareja deben ponerse de acuerdo en cuanto a normas y métodos de educación. Al venir cada integrante de un ambiente familiar diferente, ponerse de acuerdo en esto puede resultar complicado.

El dinero es un tema de discusión frecuente en el ámbito de la pareja. ¿En qué se debe invertir más? ¿En qué menos? ¿El dinero se almacena de manera común o separada?

Las relaciones sexuales son muy importantes para la mayoría de las personas que viven en pareja. Una vida sexual saludable y satisfactoria ayuda a que el vínculo de la pareja se fortalezca. Sin embargo, problemas sexuales dentro de la pareja pueden llevar a generar problemas en ella, tales como desconfianza o falta de autoestima.

Las personas que viven en pareja tratan de solucionar los problemas que tienen, pero a veces no es suficiente y sienten que deben romper ese vínculo. Dejar ir algo que nos hace daño también es sano. En estos casos tocará hacer frente al duelo, reflexionar y aprender de lo que nos ha aportado la otra persona y seguir hacia delante. En caso de sentir que no podemos hacerlo solos, siempre podremos contactar con un profesional. En Psicolive Psicólogos estaremos encantados de ayudaros.

Terapia-de-pareja

¿Qué provoca los problemas de pareja?

Como hemos visto, hay ciertos conflictos dentro de la pareja que aparecen con cierta frecuencia, pero ¿qué genera que aparezcan? Como ocurre en innumerables ocasiones dentro de la Psicología, no podemos atribuir un problema o situación a una sola causa, sino a la suma de varias de ellas. En el caso de la pareja podemos encontrarnos alguna de las siguientes:

Problemas de comunicación

En muchas ocasiones nos encontramos con un grave problema de comunicación, en el que se generan discusiones donde se “echa la culpa al otro” en vez de buscar soluciones. Por tanto, la comunicación se basa en buscar argumentos que respalden nuestra postura y que descarten la del otro, en vez de escuchar atentamente lo que nos quiere decir nuestra pareja e intentar entenderla desde la empatía. Esta situación provoca que no escuchemos realmente al otro.

Por otro lado, también nos encontramos que muchas parejas en crisis realizan muchos intercambios negativos y pocos positivos. Esto es, los integrantes de la pareja se focalizan en penalizar lo más negativo del otro y no tanto en premiar o valorar lo positivo. Además, se observa en las parejas en conflicto una atribución causal del problema al otro integrante, siempre pensamos que el otro es el responsable o causante del problema y no nos fijamos en los que hacemos nosotros.

Formas de pensar no realistas o poco adaptativas

Otras causas también pueden estar en la forma de pensar que tenemos. De esta manera pueden aparecer varios estilos de pensamiento erróneos que podrían provocarnos problemas, entre otros:

Adivinación del pensamiento: Interpretamos la forma de pensar del otro en función de su forma de actuar. Por ejemplo: “se ha olvidado de nuestro aniversario, seguro que no le importa nuestra relación”.

Razonamiento emocional: Asumimos que las emociones negativas son el resultado de situaciones negativas que damos por reales. Si me siento mal es porque mi situación es mala, pero no miro alrededor para ver si estoy en lo cierto y no me fijo en cómo estoy interpretando la situación. Por ejemplo: “estoy enfadada, me está haciendo la vida imposible”.

Estilos de apego dentro de la pareja

Otra de las causas que observamos en los problemas de pareja, es el estilo de apego. Una pareja sana se basa en un estilo de apego seguro, caracterizado por la seguridad, la tranquilidad y la confianza mutuas. Un apego ansioso-ambivalente o preocupado provocaría una relación de dependencia, caracterizada por la falta de autonomía personal, preocupaciones, dudas, temor al rechazo… Mientras, un estilo de apego evitativo provoca un rechazo de la idea de pareja y evita los procesos de seducción, mostrándose fríos emocionalmente, lo que provoca que aparezcan carencias importantes dentro de la pareja.

Situaciones externas a la pareja

Por último, nos encontramos situaciones externas a la pareja que suponen el inicio de la crisis. En este caso nos encontramos, por ejemplo, con cambios de trabajo, que podría influir tanto a las rutinas de la pareja como a su economía. La aparición de terceras personas, que provocaría desconfianza y celos. Posibles problemas con la familia política de uno de los integrantes, difíciles de solucionar por la implicación indirecta del otro integrante. O también puede afectar el nacimiento de un hijo y la diferente educación que quiere darle cada integrante.

¿Cuándo debemos acudir a terapia de pareja?

La terapia de pareja es recomendable para tanto para aquellas parejas que están pasando por pequeñas crisis como para aquellas que están a punto de separarse. Además, puede ser también adecuada para parejas que, aun sin tener graves problemas, desean tener una relación más sana y/o más satisfactoria.

 

En una relación de pareja, la rutina, la convivencia y otros problemas que no dependen de sus integrantes, pueden provocar fuertes discusiones. Sin embargo, mediante la ayuda de un profesional, podréis encontrar los factores que provocan o agravan estos problemas y buscar soluciones desde el entendimiento mutuo. Por otro lado, si se decide finalmente que lo mejor es la separación, la terapia puede ayudar a los integrantes de la relación a ponerse de acuerdo respecto a las decisiones importantes que deban tomar. También podrá ayudar a realizar el duelo y la separación de una manera saludable.

¿Qué beneficios aporta la terapia de pareja?

La terapia de pareja tiene muchos beneficios para ambos integrantes. Os mencionamos los que hemos considerado más importantes:

terapia-de-pareja

Ofrece un análisis de las diferentes perspectivas del problema

La terapia de pareja ayuda a los integrantes de ésta a ver el problema desde diferentes perspectivas. Por un lado, la persona aprende a ponerse en el lugar de su pareja, intentando ver el problema desde su punto de vista. Sin embargo, también podrán tomar la perspectiva del profesional, siguiendo las explicaciones que éste les dé sobre su situación. De esta forma, se podrán llegar a soluciones más flexibles, centradas en el “nosotrxs” y no en el “yo”.

Ayuda a adquirir habilidades de comunicación y escucha

Por otro lado, en la terapia de pareja se aprende a comunicar nuestras necesidades al otro de una manera asertiva y sin hacer daño, a la vez que aprendemos a escuchar lo que el otro nos quiere decir. También aprendemos a comunicarnos desde la empatía y el entendimiento de nosotros mismos y de nuestra pareja.

Ayuda en la resolución de problemas

Otro beneficio de la terapia de pareja es que la pareja aprende a resolver los problemas teniendo en cuenta una visión global de éstos.

¿Cómo es el tratamiento en la terapia de pareja?

En Psicolive Psicólogos realizamos terapia de pareja desde un enfoque cognitivo-conductual, para lo cual seguimos los siguientes pasos:

Para que la terapia de pareja tenga buenos resultados, es necesario contar con un buen ambiente de colaboración terapeuta-paciente. Esto lo logramos con empatía, entendimiento y aceptación de la pareja y su situación global. Este ambiente facilita el trabajo conjunto para que podamos lograr los objetivos que se propongan en la terapia de la manera más eficaz posible.

Para realizar una buena terapia de pareja, es necesario conocer todos los problemas que pueden estar rodeando a la pareja. Para ello, vamos a explorar cómo es la relación, qué problemas presentan estas personas como pareja, pero también si tienen algún problema personal. Si es así, cómo lo maneja, cómo se lo expresa a la pareja… Esto lo realizamos con sesiones de terapia conjuntas e individuales, en las que cada integrante de la pareja tiene su propio espacio. Una vez que ya hemos evaluado todos los problemas que rodean a la pareja, podemos avanzar al siguiente paso.

El psicólogo experto en terapia de pareja y la pareja buscan los objetivos que tendrá la terapia. ¿Qué se quiere conseguir? ¿Adónde queremos que nos lleve la terapia de pareja? Es imprescindible contar en este punto con el apoyo de cada una de las partes, de cada a que todos persigamos el mismo fin.

El psicólogo experto en terapia de pareja diseñará un programa de tratamiento ajustado a las necesidades de la pareja y dirigido a lograr los objetivos acordados previamente. Cada integrante de la pareja deberá realizar todas las tareas que les proponga el psicólogo para que la terapia de pareja sea efectiva.

Todo lo que se vaya logrando se tendrá que medir. Así vemos que la terapia está siendo efectiva y, sobre todo, nos mantiene motivados para continuar hacia nuestros objetivos.

El psicólogo experto en terapia de pareja y la pareja plantearán un plan de actuación para problemas futuros, de cara a evitar posibles crisis. Cada integrante de la pareja lo tendrá que poner en marcha cuando aparezcan situaciones parecidas a las que antes producían una crisis (y que ya se habrán valorado y se sabrá reconocer llegado este punto). Además, una vez finalizado el tratamiento, cada integrante de la pareja podrá acudir de nuevo a Psicolive Psicólogo si cree que lo necesita, de manera individual o conjunta con su pareja.

¿Por qué ir al psicólogo? 

Ante posibles problemas de pareja o situaciones complicadas dentro de la pareja, el psicólogo experto en terapia de pareja de Psicolive Psicólogos podrá ayudarte a:

  • Aprender a prever las situaciones que dan lugar a estos problemas y por qué aparecen.
  • Aprender a manejar esas situaciones y a resolver los problemas en conjunto.
  • Modificar los pensamientos y creencias que provocan estas situaciones o que afectan de alguna manera.
  • Aumentar vuestra autoestima y vuestra confianza mutua.
  • Reforzar tus habilidades de afrontamiento.